Néstor Grindetti: “Se están tomando medidas por la inseguridad, pero si la Justicia de golpe va a sacar a la calle a 2 mil presos sin ningún criterio...”

En diálogo con Infobae, el intendente de Lanús destacó el trabajo en conjunto con Sergio Berni y el envío de gendarmes por parte de Nación, pero apuntó contra los jueces que concedieron excarcelaciones bajo la excusa del coronavirus: "Colaboramos para que los metan adentro y algunos han vuelto a los barrios a delinquir"


El caso de Jorge Ríos, el jubilado de Quilmes que se defendió de un grupo de delincuentes que ingresó a su vivienda hiriendo de muerte a uno de ellos, evidenció el recrudecimiento de la inseguridad en el conurbano bonaerense. Lo admiten dirigentes oficialistas y opositores que responsabilizan en gran parte a jueces que permitieron excarcelaciones bajo la excusa del coronavirus.

En una entrevista radial, el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni apuntó también contra el Servicio Penitenciario: “No puede ser que cada vez que salen de la cárcel cometan delitos peores”.

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus en Argentina, más de dos mil presos salieron de las cárceles federales. Si bien en el caso de autores de “delitos leves” se dispuso que continúen cumpliendo la pena bajo la modalidad de arresto domiciliario, la Procuraduría de Violencia Institucional (PROCUVIN) del Ministerio Público y de la Procuración Penitenciaria Federal, informó que “durante el primer semestre de 2020, en contexto de pandemia por Covid-19 y con Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), la población alojada registró una baja de 2.230 personas (-16%). El decrecimiento más pronunciado se registró en mayo y junio”.

El intendente de Lanús, Néstor Grindetti, pese a ser un referente del PRO en la provincia celebró el trabajo en conjunto con el gobierno de Axel Kicillof, la llegada al distrito de 40 gendarmes enviados desde Nación, y en la misma línea que Berni cargó contra jueces por las liberaciones concedidas en medio de la pandemia: “Se están tratando de tomar medidas pero falta una pata importante que es la Justicia, si de golpe van a sacar a la calle 2 mil presos sin ningún criterio... no podemos sacar a gente que delinquió mal porque a los dos días está delinquiendo de nuevo”.

Grindetti habló en exclusiva con Infobae desde su casa donde se encuentra aislado desde el 16 de julio cuando a su esposa, Karina Spalla -funcionaria del Gobierno de la Ciudad-, le confirmaron que había contraído COVID-19. A los pocos días él también dio positivo.

Néstor Grindetti se recuperó del coronavirus y regresará este lunes a trabajar físicamente en su oficina de la Municipalidad de Lanús
Néstor Grindetti se recuperó del coronavirus y regresará este lunes a trabajar físicamente en su oficina de la Municipalidad de Lanús

Con 65 años, transitó estas semanas preocupado por integrar el grupo de pacientes de riesgo, sin embargo no presentó “ningún síntoma grave” y mientras aguarda a que llegue el lunes para reincorporarse a la oficia de manera física, se está interiorizando sobre la donación de plasma.

-¿Está de acuerdo con continuar con una “cuarentena intermitente” como planteó el Gobierno?

-Sí. Estoy de acuerdo en tema de ir -como diríamos en un juego de cartas- “orejeando” bien los números y monitoreando la situación, porque esto es información de sentido común: la actividad industrial y comercial en Lanús no agrega un riesgo demasiado grande de contagios. El contagio se da más que nada en la calle, en reuniones de un número de gente importante. En los negocios hoy no entra más de una persona, se vende muy poco, los comerciantes no dejan entrar al local, respetan los protocolos. No agrega grandes riesgos.

Hay que tener en cuenta que hoy en Lanús tenemos entre sector público y privado, 71 camas de terapia, y hay 60 ocupadas. Lo único que te protege es quedarte adentro sin tener contacto. En esos dos extremos, si vemos que los números despegan va a haber que volver adentro pero hoy no amerita. En Lanús estamos en un pico pero amesetado, y en los últimos 10 días hubo 4 en los que las altas superaron a los contagios. Pero como dijo bien el Presidente: nadie sabe cómo se previene, cómo se cura, lo único que podemos hacer es guardarnos.

-Con el porcentaje de ocupación de camas que plantea, ¿tiene margen de maniobra en Lanús?

-Los hospitales son provinciales. Hoy hay que mirar la región, en este caso la sexta. Si hoy se colmara la capacidad de atención hospitalaria en Lanús tenemos todas las referencias de la provincia. Si se llenan las camas de Lanús, tenés Avellaneda, Quilmes, Lomas de Zamora, Almirante Brown, hay muchas alternativas.

-El discurso del Presidente, del Gobernador y del Jefe de Gobierno porteño fue en torno a apelar a la responsabilidad social. ¿Se puede confiar en el comportamiento de la gente con este nivel de contagios y con la necesidad económica? Kicillof anunció un subsidio de 500 pesos diarios pacientes leves que se internen en los centros de aislamiento... Es un dato.

-No es fácil porque la gente tiene distintos temores: enfermarse, enfermarse grave, y quedarse sin trabajo. Hay mucha gente, sobre todo la joven que dice ‘a mi no me va a tocar y si me toca no me va a pasar nada', esa sensación existe. Y tiene más miedo a quedarse sin trabajo que a enfermarse y viceversa, con una persona mayor y más vulnerable. No es fácil, pero hay que apelar a eso porque lo único que nos puede prevenir de que esto explote es esa conciencia social.

El intedente de Lanús es uno de los fundadores del PRO
El intedente de Lanús es uno de los fundadores del PRO

-Al virus y la situación económica se sumó ahora el tema de la inseguridad. ¿Percibe ese clima?

-En el vecino común noto angustia a enfermarse o por el trabajo. La inseguridad es un tema aparte, es una preocupación que en Lanús habíamos logrado bajar mucho: en el 2015 hubo 15 homicidios en ocasión de robo y en 2019 ninguno. Lo bajamos muchísimo nosotros participando con la policía provincial y con seguridad nacional en operativos contra droga que fueron muy exitosos. Volteamos 62 búnkers, con participación nuestra fueron detenidas casi 6 mil personas por droga. Todo eso hizo que sobre todo los barrios más vulnerables, que sufren el tema del narcomenudo, estuviesen mucho más tranquilos.

Hubo un incremento en el tema de inseguridad en el segundo semestre del año pasado y antes de la pandemia, bajó con la cuarentena en abril y subió abruptamente después. Tuvo una incidencia las dos oportunidades en las que se soltaron presos tanto en diciembre como con el COVID-19. Algunos de los que colaboramos para que los metan adentro, han vuelto a los barrios a delinquir.

La buena noticia es que tenemos un buen diálogo con el Ministerio de Seguridad de la Provincia. Sergio Berni está atrás de una suerte de reorganización de la policía a través de la reunificación del comando de policía local y provincial, y armó una mesa donde a través de la tecnología que pusimos -cámaras, centros de comando, móviles, seguridad ciudadana- si bien no tenemos mando, estamos siendo escuchados. Si funciona y logramos que también se sienten las fuerzas federales con una presencia que sea importante, va a empezar a mejorar sino creo que tenemos un problema serio que es el incremento de la delincuencia. Lo que afecta más la cabeza del vecino producto de venir de años más tranquilos: habíamos mejorado y ahora empeoramos, si hubiésemos estado siempre mal por ahí no llamaba tanto la atención.

-¿Qué siente cuando Berni dice que la inseguridad incluso va a empeorar con el correr de los meses?

-Si la cosa sigue así va a pasar. Tiene que dar resultado lo que estamos haciendo sino vamos a tener un problema. Hay que trabajarlo en conjunto entre todos los distritos; la semana pasada se estaban distribuyendo fuerzas federales y Lanús había quedado afuera, tenemos que trabajar todos por igual sino vas corriendo a la delincuencia de un lado para el otro. Me preocupa mucho la situación, se están tratando de tomar medidas pero falta una pata importante que es la Justicia: si de golpe van a sacar a la calle 2 mil presos sin ningún criterio... No estoy a favor de la preventiva, pienso en una justicia trabajando bien, pero no podemos sacar a gente que delinquió mal porque a los dos días está delinquiendo de nuevo. Siempre fue un problema presente, fue muy angustiante en 2016 y 2017, mejoró muchísimo pero claramente -lo dice el ministro- está empeorando.

-¿Qué solución ve? Siempre se habla de la Justicia pero no de los jueces involucrados en esas decisiones...

-Nadie en particular pero todos en general tienen que merituar bien quién tiene que quedar adentro y quién afuera. Hay que poner el caballo delante del carro, uno no debería soltar presos porque las comisarías están llenas, uno debería soltar presos porque la ley lo amerita y esperar el proceso en libertad. En todo caso hay que hacer cárceles. Pero no es una solución al problema soltar presos sin criterio.

Macri viajó a París de vacaciones y luego irá a Suiza (Cristóbal Ochoa)
Macri viajó a París de vacaciones y luego irá a Suiza (Cristóbal Ochoa)

-Vamos a la parte política, como referente del PRO, ¿qué le genera que Mauricio Macri se vaya del país en este momento?

-No hablé con él. No se porque se fue, tengo entendido que es algo que tiene que ver con la FIFA. Mientras el país te reciba es absolutamente lícito, no es un tema en sí.

-Está claro que es lícito, yo lo digo como un gesto político dado que se quiera o no es uno de los máximos referentes de la oposición...

-No hay duda, lidera el espacio opositor, es fundador y tiene un liderazgo natural en la mesa, pero una cosa es la ubicación dentro del espacio y su rol en la política argentina y otra un viaje circunstancial. No le doy importancia al tema, no me parece relevante.

-Macri habló de que en Francia se vive en libertad. ¿No les choca a dirigentes como usted, como Jorge Macri, como Larreta, que mantienen un diálogo racional con el oficialismo para sobrellevar la pandemia?

-Yo creo que acá se está haciendo lo que hay que hacer en términos de recomendarle a la población que se quede adentro y evitar el pico de contagios. Es cierto que a todos nos gustaría ver a la familia, pero acá el malo de la película es el bicho, contra el bicho hay que pelear. Es momento de estar todos juntos peleándole al bicho, eso no implica decir que pensamos distinto.

Te dicen “te sentaste cuatro veces con el Presidente”, y sí, si me invita cómo no voy a ir, pero pienso distinto que el Presidente. Cuando sea el momento electoral -que no es ahora-, cuando el bicho desaparezca, le quiero ganar, quiero que mi espacio le gane. Tengo ideas distintas, y me pasa lo mismo con el gobernador, con quien hablamos dos tres veces por semana. Cuando están por delante las cosas de la gente el diálogo no se debe perder, ahora hay posiciones internas lógicas en los espacios políticos que te dan puntos de vista y responsabilidades distintas; es decir, una cosa es yo intendente con la obligación de hablar con el Presidente, el gobernador y los ministros, y otra los dirigentes nacionales del partido que no están en un cargo ejecutivo y tienen que llevar adelante su rol opositor en temas estructurales como puede ser la justicia, la libertad, la democracia. Es natural que haya dos posturas distintas. Es importante remarcar que la coalición de Cambiemos se debe mantener así solida, más allá de tácticas distintas producto de los lugares distintos que ocupamos cada uno.

Junto con los intendentes Jorge Macri y Juanchi Zabaleta, Grindetti se reunión semanas atrás con Alberto Fernández en Olivos
Junto con los intendentes Jorge Macri y Juanchi Zabaleta, Grindetti se reunión semanas atrás con Alberto Fernández en Olivos

-¿Lo critican mucho por reunirse con Alberto Fernández y Kicillof?

-Yo tengo trayectoria dentro del PRO; Mauricio es fundador y yo soy el numero 4, 5, nadie puede dudar de como pienso, ni mi pertenencia ideológica y desde los valores. Pero si me preguntan “¿te sentaste con el Presidente? ¿qué pasó?”, bueno, me llamó y me preguntó que haríamos para la reactivación de la economía. Obra pública, le dije. Así empezó el keynesianismo en todas partes del mundo cuando hubo una crisis con una gran caída de la actividad. El puntapié inicia lo tiene que dar el Estado a través de la obra pública y después se tiene que retirar y dejar al sector privado que avance, para lo cual hay que hacer reformas impositivas, reformas laborales, que seguramente cuando escarbemos un poquito pensemos distinto.

Otro ejemplo: al Presidente lo felicité por no defaultear, lo cual no quiere decir que esté de acuerdo en cómo están negociando. Puedo no estar de acuerdo en los detalles, pero la decisión política de no defaultear es buena y hay que decirlo, porque si defaulteamos Argentina se termina de caer del mundo. Vamos a necesitar a los organismos multilaterales, a países que nos ayuden porque vamos a necesitar divisas fuerte. Defaultear que podría estar en la cabeza de muchos del oficialismo, para mi era un gravísimo error.

Todo el mundo sabe que soy un fanático antigrieta, la detesto. La política fue creada para dialogar, así sea pelearnos, pero hay que dialogar incluso en las diferencias.


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos